Usamos cookies para asegurarnos que tienes la mejor experiencia posible en el portal y para mejorar constantemente nuestra oferta. Para usar este site con todas sus funcionalidades por favor acepta recibir estas cookies de nuestra web. Sin embargo puedes, si lo deseas, "cambiar tus preferencias sobre cookies" en el momento que quieras o rechazarlas todas. Ten en cuenta que en este caso el site puede no funcionar correctamente.

Aceptar Rechazar

Gasóleo

La importancia del gasóleo en nuestra sociedad seguirá su curso. No sólo hace funcionar motores, sino que en algunos casos el gasóleo puede ser la mejor fuente de energía para un sistema de calefacción.

El gasóleo tiene un alto poder calorífico en comparación con otros combustibles fósiles. Esto es lo que hace que esta fuente de energía siga siendo tan popular. Pero el gasóleo necesita un depósito especial que asegure la protección contra el fuego y el agua. Además es necesario espacio para la gran cantidad de gasóleo que hay que almacenar.

El gasóleo es uno de los combustibles fósiles que se ha generado con el paso de millones de años a partir de restos de plantas y animales. Por lo tanto, lo recursos son limitados.

Descubre más sobre las calderas de condensación a gasóleo de Vaillant

Las ventajas de usar gasóleo

  • Gran eficiencia
  • Alto poder calorífico
  • Autonomía con tu propio depósito
  • Comprar gasóleo en el momento adecuado puede ahorrar dinero
  • Combinación flexible con energías renovables

Requisitos que ha de cumplir tu vivienda

  • Depósito para gasóleo sobre o bajo tierra
  • Espacio para un gran depósito de almacenamiento
  • Medidas de protección contra fuego y agua

Gasóleo para calefacción

El gasóleo para calefacción se hace a partir de los componentes menos inflamables del petróleo.Por tanto, el gasóleo de calefacción no es inflamable en estado líquido. Solo combustiona cuando se evapora. El gasoil se inyecta mediante la boquila de 5 micrometros en la caldera y, al mezclarlo con el aire, se convierte en una bruma que puede arder.

Biocombustible

Es posible añadir hasta un 20% de biocombustible al gasóleo de calefacción. El biocombustible se produce a partir de recursos renovables tales como girasoles o semillas de colza. Sólo se puede usar el almidón, el azúcar o el aceite de las plantas en la producción en vez de la planta entera.

Te podría interesar