Gas

El gas es uno de los combustibles más importantes a nivel mundial en el mercado energético. Esta situación es poco probable que cambie en las próximas décadas debido a las, relativamente, grandes reservas de gas en el mundo. Además el GLP y el biogás pueden utilizarse también como combustible para calentadores de gas.

El gas natural es muy rentable si lo comparamos con otros combustibles fósiles debido a que los costes de extracción e infraestructura son relativamente más bajos. Además no supone gastos de almacenamiento.

Las tecnologías que utilizan gas natural son muy eficientes y permite conseguir el máximo rendimiento energético, especialmente con las modernas calderas de condensación.

El gas se quema limpiamente sin dejar hollín o cenizas, y por lo tanto, produce menos emisiones que otros combustibles como por ejemplo el petróleo.

Ventajas del gas

  • Baja inversión
  • Alta eficiencia
  • Poco espacio requerido
  • Menores emisiones de CO2 que los combustibles fósiles
  • Flexibilidad para combinarlo con energías renovables

Condiciones que debe de cumplir tu hogar

  • Conexión de gas
  • Sistema de extracción de gases
  • Una caldera de gas de pared o de suelo

La seguridad de las calderas de condensación a gas de Vaillant

Las modernas calderas de condensación de gas de Vaillant están sujetas a unas estrictas normas de seguridad para asegurar su correcto funcionamiento. Sin embargo, un instalador debe revisar y mantener el sistema periódicamente para garantizar su seguridad a largo plazo.

Gas natural

El gas natural se compone principalmente de metano, el cual se encuentra en grandes bolsas de gas a una profundidad de entre 1000 y 3000 metros bajo tierra. Una red tuberías bombea transporta el gas durante miles de kilómetros desde el punto de extracción hasta el lugar de consumo. Alternativamente, el gas puede ser transportado en cisternas en forma de gas licuado.

Con las reservas de gas explotadas en la actualidad, el suministro está garantizado durante los próximos 63 años, según las predicciones actuales. Además se podría aumentar esta cifra hasta 70 años más con las reservas de gas aún sin explotar.

Gas licuado

El gas licuado resulta del proceso de producción del petróleo y se conoce bajo la abreviatura GLP (Gas Licuado de Petróleo). El GLP se compone principalmente de butano y propano licuado a baja presión para reducir su volumen, y por tanto, facilitar su transporte ya sea por barco o camión.

Su gran ventaja frente al gas natural es que puede ser utilizado en viviendas que no dispongan de una conexión de gas natural ya que puede ser almacenado en tanques especiales resistentes a la presión del gas, por ejemplo, en el jardín.

Biogás

El biogás es obtenido mediante la transformación de la biomasa como residuos de cultivos o desechos orgánicos. Cada vez se cultivan más plantas específicamente para la producción de energía mediante este método. Por ejemplo, un tipo de biogás que ofrece un rendimiento muy alto se logra con el maíz y la remolacha azucarera. Esto supone, en contraposición al gas natural, que el biogás puede ser producido indefinidamente ya que no se trata de un combustible fósil.

El biogás puede utilizar la red de gas natural, pero se debe prestar especial atención a la calidad y la pureza del gas.