La electricidad proporciona calor con poco esfuerzo

La calefacción eléctrica es sencilla y puede ser muy útil en determinadas circunstancias. Tiene varias ventajas prácticas tales como una sencilla instalación. Sin embargo, a largo plazo, aquellas instalaciones que utilizan otro tipo de combustible son más eficientes

La calefacción con electricidad puede ser muy útil como complemento a otras opciones de calefacción o en lugares que no se utiliza muy a menudo, como las casas de vacaciones. También se recomienda en ciertos lugares donde la calefacción central no es posible o aconsejable, como en una pequeña oficina o un almacén.

La mayoría de los dispositivos requieren muy poco espacio y son baratos. Otras ventajas son los costes de instalación y de mantenimiento, que generalmente suelen ser bajos. Los calentadores sin almacenamiento también producen calor de forma inmediata, por lo que si un cuarto de baño necesita ser calentado rápidamente para una ducha, se puede lograr con un aparato de calefacción eléctrica sin almacenamiento.

Los beneficios prácticos son contrarrestados por la relativamente baja eficiencia del uso de la electricidad. La quema de combustibles fósiles utilizados para la generación de electricidad implica pérdidas debido a la conversión a la electricidad. Además, parte de la energía se pierde en su camino a través de la red. Esto significa que el consumo de energía es mayor en el sistema de calefacción de una casa. Por tanto, no se recomienda el uso de la electricidad para la calefacción a largo plazo en edificios utilizados continuamente.

Ventajas de la electricidad

  • Gran disponibilidad
  • Necesita poco espacio
  • Baja inversión inicial
  • Bajos costes de instalación y de mantenimiento
  • Es posible conseguir electricidad más barata comparando proveedores o tarifas especiales

Requisitos que debe cumplir tu hogar

  • Debe estar conectada al suministro público o tener un sistema de alimentación independiente
  • Algunos dispositivos (como los acumuladores nocturnos) necesitan corrientes elevadas

Dispositivos para la calefacción eléctrica

Existen varios dispositivos para calentar las estancias mediante electricidad: calentadores de almacenamiento nocturno, ventiladores de calor, radiadores o suelos radiantes eléctricos.

Bombas de calor

Las bombas de calor también necesitan electricidad para accionar su bomba.